MP3 Not Dead

MP3 fue un formato mágico. Nos permitió creer en un mundo donde la música dejaba de ser tan cara y se convertía en prácticamente gratis (o básicamente tenía el costo de las horas de Cyber que nos costaba conseguirla) se ha convertido en un formato obsoleto. 22 años después de su creación, sus creadores han comunicado que dan por terminado el programa de licenciamiento.

Mis primeras andanzas en los Cybers tuvieron mucho que ver con la música. Por entonces comenzaba a pasar música en un pub y cada canción que podía conseguir era oro en Bits. 1999 nos mostraba un futuro tan prometedor como también desafiante donde Napster y el efecto Y2K eran las caras de esa efervescente moneda llamada Internet.

Iba a los Cybers (que en realidad eran simples locutorios, algo que también es algo del pasado) en horas donde nadie iba, con el objeto de aprovechar los 56Kb que brindaba el acceso Dial Up. Me acuerdo que dejaba escondido el instalador del Napster para que nadie lo use aunque tuve que comentarle al hijo del dueño para que también lo use ya que al fin y al cabo era lo justo.

Bajar una canción no cambió demasiado, aunque si trasladarla. No existían los pendrives y si una PC no tenía grabadora de CD (algo no muy común para la época y menos para una PC “de Cyber”) la única que teníamos era dividir las canciones en varias partes y llevarlas en Disketes.

Si, eso pasaba hace 18 años. Y así me bajé toda la discografía de Jamiroquai, los remixes, bootlegs y todo lo raro de esta banda.

Suena increíble, pero lo hacíamos. Bastaba con terminar de bajar la canción y luego usar Winrar que comprimía los archivos en partes de 1.44MB. Luego vendría la parte de copiar cada parte a un diskete para por último llevar 2 o 3 temas en 10 disketes y hacer el proceso inverso en casa… ¡y que no te falle un Diskete porque te la querías cortar en pedacitos! Muchos de nosotros aprendimos varias funciones extra del famoso del comando Scandisk.

Si, 3 o 4 temas cuando teníamos suerte, ya que la velocidad de descarga promedio era de 3KB/S y por lo tanto una canción tardaba 20 minutos en bajar.

¡Y no vayas a enganchar a un choto que te corta la descarga al 95% de la descarga! Porque no tenías resumen ni la posibilidad de bajar la fuente de varios usuarios cómo lo comenzó a hacer E-Donkey o Kazaa. Esto era Peer 2 Peer verdadero y eso era moneda corriente.

Es lógica la decisión de Fraunhofer, por más que en muchas cabezas no lo sea. Hoy, 22 años después de su creación, el formato MP3 está realmente muerto según ellosSegún Bernhard Grill, uno de los principales desarrolladores del formato MP3, el formato de audio AAC (Advanced Audio Coding, en cuyo desarrollo también participó el Instituto Fraunhofer) es actualmente el formato estándar para la descarga de vídeos y de audio en móviles al ser “ más eficiente y más versátil que el MP3”. La realidad es que a MP3 le han venido dando con un caño desde que tengo memoria. Primero MP3 PRO (vi docenas de giles recomprimir en ese formato y perder muchísima música), pasando por OGG, ACC y formatos mucho mejores pero que a su vez llegaron cuando el estandar y rey era uno sólo y la verdad es que para notar la diferencia con estos mejores formatos había que tener dispositivos de muy buena calidad – algo que casi nadie tiene –  y luego un buen oído – algo que casi nadie, de esos casi nadie, tiene.

Raro ver morir a un formato que si bien no es perfecto, es lo suficientemente bueno para satisfacer a más del 95% de las personas. Pero a la vez… ¿te pusiste a pensar en la última vez que te bajaste algo en MP3?

La realidad es que con Servicios cómo Spotify o Youtube las nuevas generaciones perdieron ese interés en guardar digitalmente la música cómo nos pasaba a nosotros. En mi caso – y si bien todavía mantengo centenares de GB de MP3 más por cariño que por otra cosa – en la actualidad a lo sumo bajo algún que otro Set de Soundcloud para escucharlo offline, también, muy de vez en cuando, me bajo las canciones que más me gustan de estos sets de Soulseek, otro dinosaurio de esta era.

Para muchos es muy difícil separar – mentalmente – de Winamp al MP3.

Pero son casos excepcionales.

Mis amigos, que antes bajaban y bastante, ahora pagan Spotify y le meten música al auto a través de la conexión Bluetooth.

Que MP3 muera no significa que algo deje de funcionar. Simplemente que el estandar pasará a ser otro. Lo que probablemente suceda es que el advenimiento del nuevo estandar pase mucho más desapercibido que el causante de la revolución de la música.

Porque ahora, el que escucha Tidal, Spotify, Youbute o lo que sea, escucha música, no tiene ni idea del formato.

Pero nosotros, los más veteranos, supimos enamorarnos de ese imperfecto formato de compresión que permitió que podamos descargar 3 temas por hora o meter 5 CD’s de audio en 1 de MP3. Fue un formato que en cierto sentido nos permitió sentirnos un poco libres y disfrutar de una extraña  sensación de anarquía digital.

Épocas de David vs Goliaths. Épocas de RIAA vs Napster. Épocas de Winamp, épocas donde dejamos de llamar a la radio para que no pinchen un tema y así tenerlo en casete a poder tenerlo casi con la misma calidad que el CD.

Todo eso se lo debemos al formato MP3.

Si quieren matarlo, pueden matarlo. Pero para muchos otros, entre los que me incluyo, el MP3 no morirá jamás.

Entrada anterior
Las ventas online se consolidan en el país, y la tendencia llegó para quedarse
Entrada siguiente
Lo que aprendí trabajando con redes sociales y medios digitales
Menú